jueves, diciembre 25

Por la 40

21 - 12

"Hoy llegué a Amaicha, una hora y media de micros subiendo por las sierras para el lado de Salta. A la entrada, empezó a llover y a granizar finito. En el refugio de la parada una mujer brasilera con un bolso me mostró un cuaderno con una dirección anotada. Fuimos al hostel en cuestión y en la puerta nos topamos con una parejita de chicos que también llegaban. Decidimos ir en remis a las ruinas de los Quilmes. Es domingo, y las calles del pueblo están desiertas. La remisería tiene las persianas bajas. Damos vueltas por la plaza bajo una galería de cardos secos instalada como protección contra el sol. Un cartel reza: "Bienvenidos a Amaicha, donde el sol brilla 360 días al año". Pero no hoy, constatamos.
Al final pasa un remís y nos lleva a las ruinas. Sebald, aunque suene a lugar común, se hubiera hecho una panzada si hubiera viajado por las rutas argentinas. Las ruinas de los Quilmes son los restos reconstruidos de la ciudadela más importante de dicho pueblo, que se inscribe a sí mismo dentro de la "nación diaguita". En este lugar los Quilmes resistieron durante 130 años los ataques españoles, hasta que a mediados del sXVII fueron derrotados. Los sobrevivientes fueron deportados y reinstalados en una "reducción" de la provincia de Buenos Aires, en la zona costera hoy célebre por su cervecería.
La ciudadela fue restaurada en 1977 por un emprendedor que obtuvo la concesión para la explotación turística del lugar. Hace unos años los descendientes de los Quilmes empezaron a reclamar la tenencia de las tierras y del predio, que obtuvieron en 2001 luego de varios cortes de ruta. Hoy venden las entradas y guían a los turistas hasta la cima del cerro donde se acumulan prolijas hileras de piedra en habitaciones sin techo. Desde lo alto se ve una llanura de cardones y pastos amarillos, y las sierras a lo lejos recortadas contra el cielo.
Cuando volvíamos Carmen, la brasilera, contó que viajaba para tomarse un descanso después de de una temporada de altibajos emocionales. Hay un solo bar abierto en Amaicha, y parecemos los únicos 4 visitantes. Quedamos en encontrarnos ahí."

4 comentarios:

Sergio Pineau dijo...

Charly! Ojo con lo que traés de Evolandia que todavía la Corte no cerró con los otros tres votantes... igual, gana la mitad más uno por la idea de Aníbal F ;-)
Ah! Ya sé lo que vas buscar allá, la nueva imagen del blog me lo explica claramente ;-)))
Ahora seriamente, te leo de vez en cuando y me divierto a veces. Otras, pienso -las menos aunque te excluyo de la culpa en esto- ;-P
Que el 2009 reviente de laburo para todos! Sergio.-

Marcela Sinclair dijo...

yo también me voy a bolivia este verano, y ya somos...
asi que seguiré tu diario de viaje en busca de datos invaluables (en el sentido de... quiero decir... esquivos a las tablitas de valores, no?)
lei tu articulo en planta
y justo habia subido yo algo sobre carlo ponzi a fotolog. es el espiritu maddof que està en el aire
les tengo cierta simpatia a los estafadores. y repelencia a los banqueros. serà fobia al éxito?
hoy ceno con el matrimonio caracuel
y
sigo con clarice blogger
(no creo que la emprenda con una novela, ya no estoy tan enamorada y adivino que me puede caer un poco pesada en ese formato)
y
la espero a ludovica (yo ya lo compré el año pasado, este le toca a alguna amiga)
y
habiendo hecho mi pequeño aporte al tesoro perdido de la web, me despido hasta la proxima
salud, viajero!

damián s. dijo...

charly, fijate si lo enganchás a garcía linera para una nota... se tiene que prender.

charly.gr dijo...

gracias a los tres, Sergio, este blog apoya el ala progresista de la política local, como Aníbal sin duda, ja. Marcela, saludos al matrimonio y bienvenido tu aporte, seguimos construyendo una web mejor, a mí también me gustan los estafadores, si lo veo a Linera, le tiro una onda, tenés algún teléfono? saludos!