martes, junio 3

Quiero una remera que diga "UNQUI"

Hoy pasé la tarde en Bernal, en la Biblioteca de la Universidad de Quilmes, calle Roque Saénz Peña, a cinco cuadras de la estación. Pienso que es algo que todo estudiante de Filo debería hacer al menos una vez, pasearse por ese verde campus, entrar a las modernas instalaciones iluminadas por el sol, relucientes incluso en días de invierno como hoy. Los chicos y chicas que pululaban por los pasillos parecían más distendidas y simpáticas que las muchedumbres agolpadas en las escaleras de Puán, aunque más no sea por ese espacio mucho más amplio y amable a la sensibilidad. Son menos, tienen más recursos y menos gastos, me decía una y otra vez, pero ahí estaban las mesadas con sillas dispuestas en lugares estratégicos para estudiar o lo que sea. Parecia un lugar diseñado para cumplir una función, que por otra parte, a grandes rasgos, se cumplía. Y después, la biblioteca. Estaba por entregar mi mochila y mi documento, pero me explicaron lo del auto-servicio, el catálogo on-line, la Internet disponible. Eran bibliotecari@s profesionales y buena onda.
Me quedé hojeando la colección de la revista "Eco Contemporáneo", que no había conseguido en la Nacional: movida literaria de los sesenta, en su costado beatnik, hippie; lejos de Contorno y los debates del compromiso político-sartreano, cerca de USA, el under, el "nuevo despertar". La dirigía Miguel Grinberg, empezó como un pasquín literario y terminó tejiendo una red continental de revistas y grupos de poetas y escritores, auspiciada por Allen Ginsberg, Henry Miller y Cortázar. Al final empezaron a volcarse a la ecología, el futuro del hombre en la Tierra, las nuevas tecnologías. Es imperdible una nota del místico Pierre Teilhard de Chardin sobre los aceleradores de partículas de la Universidad de Berkeley, los "ciclotrones".
En una de esas sigo escribiendo sobre estos temas, si armo un proyecto y lo presento en algún lado. Me gustan las computadoras, me gusta la historia, podría ser. El manifiesto de la "Nueva Solidaridad" me hizo acordar a los paneles de tags de la web 2.0, todavía unplugged.

4 comentarios:

C.E dijo...

Charles, querido, no todo lo que reluce es oro.
Yo soy docente en esa universidad y te puedo asegurar que quien les maneja la imagen institucional es un capo, pero que la universidad deja mucho que desear en otros aspectos importantísimos como el nivel académico y las politicas institucionales. Es una universidad nacional más, con todas sus penurias, una que nos paga a los docentes 800$ por 10 horas semanales, nos tiene contratados y nos despacha al finalizar el cuatrimestre para manetener ese "hermoso campus" yankee. Sí, parece una privada, esa es la sensación, y lo es en sus aspectos más deplorables: quien haya trabajado en un secundario o universidad privados sabe lo que es la encuestita en la que los alumnos te evalúan y eso define tu recontratación al año siguiente, por ejemplo.
En fin, me fui al carajo, hago catarsis nomás.
Al margen de esto, yo estoy ahí martes y viernes, avisame y nos tomamos un café.

Beso

charly.gr dijo...

hola ceci, qué mal, había escuchado algo de todas maneras, estarás de acuerdo eb que la biblioteca es muy linda. si vuelvo a ir uno de esos días te aviso a ver si estás, saludo! c.

Anónimo dijo...

"En una de esas sigo escribiendo sobre estos temas, si armo un proyecto y lo presento en algún lado. Me gustan las computadoras, me gusta la historia, podría ser."

Un comentario del 2014 para Charly del 2008.

(Me encanta la vida)

Charly Gradin dijo...

me estaba haciendo el interesante ;)