domingo, enero 9

Hoy compré medio kilo de uva y tres duraznos y me fui a la playa, a la Mansa, a la Brava. Paseé por la Gorlero, me compré unos libros. En el final de la península hay una Plaza de los Británicos con vista al mar, una pequeña playa en la que instalaron un ancla y un túmulo con una placa de bronce que recuerda a la Batalla de Punta del Este.
El único episodio bélico de la Segunda Guerra Mundial que tuvo lugar en América del Sur fue esta batalla. El acorazado Graf Spee hizo una incursión en el Río de la Plata, tras meses de capturar embarcaciones inglesas en el Atlántico Sur. Lo esperaba una pequeña flota inglesa, de tres acorazados, que lo hicieron retroceder hasta pedir asilo en Montevideo. Rechazado el pedido por el gobierno uruguayo, el capitán desembarca su tripulación y lo hunde; se suicida tiempo después en un cuarto de hotel, envuelto en la bandera alemana.
Mañana voy a ir a Portezuelo. El lobby de mi hostel, en Maldonado, desborda de mochilas, colchones y gente que pregunta por sus reservas. Un ex-empleado hackeó la web y las cuentas de mail. Los encargados balbucean respuestas incoherentes, parecen haber dejado de dormir hace días. Al final acomodan a la gente en la cocina y la terraza, donde una treintañera gestiona una barra de tragos y cambia dólares al costo. A la noche el patio suena igual a las fiestas que transmite E-Entertainment.
Hoy cuando me iba llegaba la policía. Un inglés se fue sin pagar y dejó una mochila y varios paquetes.

2 comentarios:

carla dijo...

batallas x todos lados

charly.gr dijo...

está terrible sí