jueves, julio 12

Ahí vamos

"> r u there?

> ¿Sigues ahí?"

El fin de semana estuve traduciendo para un proyecto ambicioso. Una coordinadora, veinte traductores y cientos de miles de palabras tomadas del archivo de capturas de IBM. Atención al cliente. Los chats. Las conversaciones sostenidas durante meses por los agentes de la empresa entrenados para resolver problemas y despejar dudas: el arte de amansar usuarios.

"> Hola Zon-Yin, entiendo que has olvidado tu contraseña, ¿es correcto?"

Me acuerdo de cuando trabajaba en la agencia de Devoto. Nos llegaban los archivos con oraciones partidas en fragmentos, y mezcladas, como si hubieran hecho un collage con un manual de redes. Después nos enteramos de que la empresa estaba metida en un plan de alto vuelo: traducción automática. A nosotros nos tocaba traducir para preparar el diccionario que iba a alimentar el sistema. Éramos la pata humanista. Hacíamos las bases de datos, que son el lado invisible de la web, para que el programa aplicase análisis estadístico y consiguiese comparar las versiones inglés-español hasta ser capaz de aplicar el método en otros textos. A la larga, y con suerte, tal vez lograsen sacarse de encima a los traductores.

"> Eso es parte de mi problema, creo.

> That's part of my problem, I think."

Nunca supe si lo lograron. Yo trabajaba para una agencia argentina, el último eslabón de una cadena de tercerizadas, y me echaron el día que terminamos ese proyecto en medio de una cruenta reestructuración de cuadros. Esto de traducir chats me suena a un invento parecido. No le veo ninguna utilidad salvo que quieran poner a trabajar a una computadora, a un programa que analice todas las oraciones en versión bilingüe y empiece a registrar repeticiones hasta ser capaz de "traducir" lo que le pongan adelante. Así funcionan los traductores automáticos de Google: Memo-test + diccionario. ¿A quién le importa el sentido de una frase si tenés un motor de búsqueda que te compara palabras y contextos hasta darte la traducción con mayor probabilidad de dar en el blanco? Es el lenguaje, o algo así.

"> asdsadsadas

> asdsadsadas"

Desde el lunes me duelen las muñecas. No estoy como Mariano, que lucha por una fuente y una conexión a Internet para volver al blog. Yo, en cambio, creo que me fui de rosca y ahora me duelen todos los dedos cuando escribo en el teclado. Me compré uno ergonómico, pero sigo igual. Sabía que tenía que cambiar la silla de la computadora, lo que no imaginé es que fuera tan urgente. Y espero que sea eso. Estoy tratando de tipear con un dedo en cada mano, pero no me sale. Me imagino al médico diciéndome que escriba menos, y voy a tener ganas de matarlo. ¿Podré usar un lápiz óptico?

"> Hi, Ana, this is a live chat support.

> Hola, Ana, este es un chat para soporte en vivo." (o algo así)

Y tengo que pensar nuevos argumentos para este blog, que está quedándose sin drama. Y los días pasan, y me despierto recordando el final de los sueños, pero nada más. Como esas canciones que estás seguro de haber escuchado, que una vez significaron algo y que ahora te dejan con las ganas de más pero no hay manera de que las recuperes, y que algunos dicen que tarde o temprano las terminas escuchando, y que para otros sencillamente nunca exisiteron. Después está el bando del ballotage, y de los mejores cerebros de una generación. Que ya me gustaría.

Mientras tanto paseo por los blogs. Está el tema del posmodernismo y lo del stalinismo. Da para varios posts.

Y, por supuesto. Me enteré que lady Ja tenía uno (y ni enterados). Derrocha elegancia :

"Y o quería un blog"

1 comentario:

Rufián Melancólico dijo...

Yo me compré una silla ergonómica para no hacerme mierda la espalda ya que paso 6 hs por día sentado.
Funcionó.

Saludos.