lunes, abril 23

A Cacatúa no se le para

Voy a rendir "Latín I" libre en la Facultad y por eso me compré los cuadernillos de la Cátedra. Son varios artículos-miscelánea sobre los gurkas más famosos de la península itálica y sobre su lengua, el latín. Y uno de ellos aborda un tema polémico, la vieja idea de que el latín es una lengua pobre y un tanto tosca si se la compara con la música del griego. Esos debates. Ya se comentaba en aquella época, cuando los romanos se hacían traer esclavos de Grecia para educar a sus hijos. No sé qué harían los romanos cuando los pedagogos griegos se empezaban a poner densos con esto de la superioridad poética de su lengua; en todo caso, el artículo del cuadernillo, de un tal Joseph Farrel, es una suerte de defensa gremial de la causa de Virgilio y Julio César. Farrel no se come una. Y si no, miren cómo se lo saca de encima a W. B. Yeats que se había hecho el gracioso en una carta, diciendo que "El pueblo romano fue la decadencia de lo clásico". Farrel responde :

"Esta carta nunca fue enviada y difícilmente puede considerársela enteramente seria. Pero Yeats, además de ser el fino poeta lírico de la última centuria por lo menos, también fue un famoso maniático -un hombre, después de todo, que tenía testículos de mono quirúrgicamente implantados en su propio cuerpo para incrementar su virilidad- y sus excéntricas opiniones sobre toda clase de tópicos están bien documentadas."

¿Está claro? ¿O te lleno la cara de dedos?

1 comentario:

Vicente dijo...

¡Notable! Salgo corriendo ya a leer ese artículo...